Portada » Bondage, los Secretos de la Fantasía Sexual Prohibida

Bondage, los Secretos de la Fantasía Sexual Prohibida

Todo sobre el bondage

¿Qué es el bondage? Las distintas prácticas o juegos sexuales siempre se han considerado un tabú en los años anteriores. En la actualidad han podido salir más a la luz y se habla de se practica mucho más frecuentemente.

El bondage es considerado uno de esos juegos que puedes realizar durante el sexo para que sea mucho más atrevido, experimental y placentero. Es una de las técnicas más conocidas para causar mayor placer. 

Este tipo de experiencia sexual tuvo más renombre luego de verla mejor en la película que viralizó el mundo, mejor conocida como 50 sombras de grey. En la película se puede observar como usan esta técnica llamada bondage, lo aplica el señor Christian grey con Anastasia Steele. 

La película 50 sombras de grey en parte contribuyo a que estos juegos sexuales dejaran de ser tanto tabú en la actualidad. Es un perfecto juego sexual para disfrutar y experimentar que practican muchas parejas. 

Si buscas salir de la rutina que llevas con tu pareja, o si la quieres impresionar una noche, el bondage es lo mejor.

A continuación, en este artículo te explicare mejor que es, sus riesgos, la forma de practicarlo y consejos para hacerlo bien. Tendrás conocimientos suficientes para denominarte “especialista” en el tema.

¿Qué significa bondage? ¿Qué es esta práctica sexual?

Lo primero que debes tener claro es que significa este término. El bondage solo es una fantasía o práctica sexual muy extendida en el mundo donde comúnmente se utiliza algún tipo de atadura. Hay muchas personas que lo consideran una expresión artística del sexo. (Fuentes de confianza 1*, 2*, 3*)

Solo es una experiencia sexual donde experimentas con ataduras en la cama. Esta maravillosa práctica sexual consiste precisamente en atar a tu pareja totalmente en un sitio o sitios del cuerpo con precisión. En muchas ocasiones tapando los ojos.

Las ataduras pueden ser en forma y con el uso un elemento o elementos como cuerdas, lazos, corbatas, esposas, cintas o cualquier cosa que mantenga atada a nuestro compañero/a como si fuera un esclavo. El bondage no es una práctica sexual donde suele haber mucho dolor, aquí no se utiliza la tortura como forma o fuente de placer.

Cuando nos referimos al bondage debes saber que el placer se encuentra en la dominación del cuerpo y mente de una persona y en la entrega total de la otra.

Mientras el otro (mujer u hombre) esta atado con cuerdas significa que se encuentra con toda la disposición solo para ti y tus deseos. Sin duda alguna implica tener un grado muy alto de confianza entre los que lo van a practicar. 

El bondage y el BDSM en la novela 50 sombras de Grey

La relación entre Anastasia y Christian es una historia de Cenicienta moderna en la literatura de los Estados Unidos. Se conocen cuando ella es una inocente estudiante universitaria. Esta estudiante se enamora del apuesto multimillonario director general de Grey Enterprises Holdings Incorporated después de que él la salve de ser atropellada por un coche.

Después de enamorarse perdidamente el uno del otro, su romance se convierte rápidamente en una cosa más profunda: Un matrimonio feliz seguido de hijos nacidos de la pura pasión que duran para siempre.

Lo que no es tan convencional es su erotismo. Al principio del primer libro, Ana descubre que Christian tiene un “oscuro secreto”: le gusta el BDSM, es decir, el bondage y la disciplina, la subyugación y la sumisión, el sadismo y el masoquismo.

La tensión central de estos libros es si Ana puede o no ser sumisa para él mientras él sigue disfrutando de una sexualidad violenta siendo ella su pareja principal en sesiones de sexo duro…

Esta práctica sexual entra dentro del BDSM, es considerado las siglas de todo lo que implica una experiencia sexual. Las siglas BDSM significan: Bondage, disciplina, sumisión, sadismo, masoquismo.

La mayoría de las personas consideran esta práctica sexual como un acto doloroso y poco placentero, los juegos eróticos como este no están hechos para todos. Estos juegos sexuales son seguros y consensuados, antes de dar tu opinión lo mejor es que lo intentes. 

Reglas básicas del Bondage

Debe haber disciplina

El bondage en si conlleva mantener mucha disciplina, pero la confianza es la que reina en esta experiencia sexual. Esta palabra proviene del inglés bond. Bond lo que significa es atadura o cadena en todo caso. Las ataduras que se realizan en el bondage pueden ir desde lo más apretado y rudo, hasta lo más suave y simple.

La cuestión es que una persona debe estar inmovilizada en la cama, ya sea una parte o completamente. Hay muchas técnicas de amarres, una de las más complicadas es la japonesa llamada shibari. 

Cuando hablamos de esta práctica queda claro que la disciplina es imprescindible, pero se ve más en los juegos eróticos. Una sesión de rol es una experiencia donde uno de los dos toma papeles como en una película, intentan tener otras personalidades.

Por ejemplo cuando alguien toma el papel de un amo y la otra es el castigado. En este caso el maestro es quien va a tener cosas para castigar a la otra como floggers, fustas, cinturones, entre otras.

La personas castigadas deben permanecer completamente sumisas y aceptar el castigo con mucha disciplina, sin rechistar.

Si no estás preparada para esto, es mejor que lo mantengas en tus sueños como una fantasía sexual.

Aceptar el rol de dominación y sumisión

En el bondage siempre hay que tener claro que habrá un rol de dominación y otro de sumisión en la pareja que lo practique. Simplemente se trata de jugar dos roles muy específicos alguien va a dominar y otro va aceptar castigos y ordenes. El placer en esta práctica sexual está en el hecho de que vas a depender literalmente de tu compañero.

En el bondage influye mucho el poder de la mente, el placer mental que puede generarte. El placer literalmente esta en no saber que pueda pensar en hacerte la otra persona mientas estés atado. En estos casos para mayor placer es imprescindible en ocasiones mucho contacto físico, como golpes en las nalgas. 

En el caso de la persona que domina su mayor placer esta en mantener el control de su sexualidad y de la otra en todo momento. Esto de ejercer un poder sobre otra, da placer tanto mental como físico. Ver a una persona totalmente sumiso para satisfacer todo lo que pueda pasar por tu mente. 

Siempre hay aunque sea un poco de sadismo

Cuando nos referimos al bondage siempre aunque sea un mínimo de sadismo en este fantástico juego sexual. El sadismo es sentir placer a través del dolor que provocamos en otras personas. Estas prácticas sexuales implican atar a una persona y practicar roles en muchos casos. Debes ejercer un papel de tirano y otro de sumisión. 

En el caso del que domina debe practicar contacto físico y en muchas ocasiones utilizar fustas para dar pequeños golpes al sumiso. Es en estos momentos cuando influye el sadismo, sientes gozo al castigar al otro. Muchas personas consideran este punto como un acto total de crueldad, pero la realidad es que en el dolor podemos encontrar mucho gusto. Si lo haces con una persona que como tú quiera experimentar podrá encontrar un éxtasis de. 

Hay masoquismo o sadomasoquismo

En el bondage podemos ver altamente en sadismo en la persona que ejerce el papel dominante, pero el masoquismo esta en el sumiso. El masoquismo implica que tienes una sensación placentera cuando alguien te está provocando algún tipo de daño o te da una orden. 

Cuando tomas el rol de sumiso implica que eres un masoquista, ya que disfrutas de ese papel. El suplicio posee un encanto muy raro en muchas personas. En otras no lo toleran tanto, pero por medio de esta práctica sexual puedes aprender a tolerarlo. Si lo haces con tu pareja pueden ir experimentando poco a poco que toleras y que no tanto.

En el bondage se pueden relacionar todos los conceptos como dominar, castigar, causar daño, control y mucho placer. Para quienes van a practicarlo o ya lo practican saben que deben ir paso a paso.

Hay que experimentar para ver donde está el límite y ver con que se siente más cómodo. Pero para eso debe haber voluntad de ambas partes y definir quién tomara cada papel. 

Bondage para principiantes

BDSM

Si quieres incluir esta práctica sexual en tu vida:

Tienes que hablar primeramente y con tu compañero/a

Si buscas incluir prácticas como el bondage en tu vida sexual, si sientes esa inquietud por querer experimentar, la comunicación es el primer paso. Debes hablar muy claro para ver si está de acuerdo, si le gusta o si tiene esa confianza. Si no tienes una media naranja estable puede ser un poco más complicado ya que esta práctica sexual implica mucha tranquilidad. 

La única manera de que no debas tener esa conversación con tu pareja es que estés totalmente seguro que ella está de acuerdo con eso. No es lo mismo hablarlo y quedar en algo a que tú te aparezcas queriendo atarla y mandarla de repente.

En caso de no tener un par estable la charla es imprescindible, no sabes a quien le pueden gustar estos juegos y a quién no. 

Tienes que tener en cuenta que tener el poder también conlleva responsabilidad

En el bondage se ven mucho los juegos de roles, es por esta razón que siempre hay un dominante y un lado sumiso. Cuando hablamos de ser el dominante debes tener en cuenta que eso conlleva más que solo dar nalgadas durante el acto. 

Cuando eres el dominante en el acto debes transmitirle a tu media naranja una sensación de tranquilidad donde ella se sienta muy segura.

La parte sumisa debe sentir que el dominante la protegerá tanto en cuerpo y mente. Es por esta razón que se habla de que quien lleva el papel dominante en el acto también lleva mucha más responsabilidad que la sumisa. 

Debe haber una comunicación profunda y consentimiento de ambas partes

Para incluir en tu vida en tu intimidad la prácticas sexuales como el bondage debes tener una comunicación mucho más profunda con tu compañero. Además de que siempre debe haber un consentimiento antes de hacer cualquier cosa totalmente nueva. 

Las relaciones donde se practican juegos sexuales deben ser mucho más honestas, solo así se puede llegar a experimentar el máximo de placer.

Es por esta razón que hablamos de consentimiento, no puedes hacerle algo a una persona que no le guste o no le cause gusto. Con una honestidad y reciprocidad se pueden llevar los roles a un límite de éxtasis total para ambos. 

Debéis acordar un término de seguridad

Es muy importante establecer una palabra de seguridad, especialmente cuando no conoces bien a la otra persona. Se trata de términos que indican a tu compañero de juegos sexuales que deben dejar de hacer lo que están haciendo.

Esto puede suceder por varias razones por ejemplo que no te sientes cómoda o que notas algún tipo de tormento cuando realizas prácticas con cuerdas, pañuelos, etc. Para evitar daños al atar puedes usar algodón.

Siempre debes tener en cuenta que el convencimiento es lo más importante para ambos

Para incluir cualquier práctica sexual en tu intimidad nunca debes dejar de lado convencimiento de ambas partes. En el bondage puede haber roles donde hay nalgadas, azotes con fustas, ataduras con esposas y muchas cosas más. El dominante si no se hace con cuidado puede generar mucho daño en el sumiso. 

Debes tener mucho cuidado, estás haciendo este juego sexual por gusto, no por causar demasiado dolor o hasta un accidente en el acto. Antes de comenzar el acto sexual con bondage debes tener en cuenta muchas precauciones que aseguren la seguridad de ambos.

En caso de que quieras incluir algún juguete sexual asegúrate que no cause daño en tu media naranja, ni en ti. La reciprocidad aquí es muy relevante, puedes generar daño en tu par y si ella no está de acuerdo será un problema. 

Ventajas de incluir el bondage en tu relación

Puedes tener una descarga de adrenalina

La práctica del bondage puede regalarte una buena descarga de adrenalina y muchas emociones. Hay muchos estudios que comprueban que tanto como el sumiso como el dominante segregan muchas descargas de adrenalina en el cerebro. Esta descarga de adrenalina aumenta de gran manera la tensión sexual entre los dos y genera mucho mas deleite.

Puede dar una relación mucho más estable

El bondage con sus roles puede proporcionarte mantener una relación mucho más estable. Principalmente porque implica mucha mas honestidad entre los dos, saber que le gusta y que no.

Cuando se trata de que un hombre se deje someter puede crear un vinculo placentero mucho más grande. Principalmente porque se cree que el hombre en la relación aporta la fuerza y en este caso se deja someter. 

Puede elevar la autoestima en tu sexualidad 

El bondage puede ser muy sensual en el acto sexual, es por esta razón que puede elevar de gran manera la autoestima.

Sobre todo cuando eres la persona que está ejerciendo el rol dominante o amo. La sensación de tener en control, de tener el poder te hace sentir grande. 

Expande tu mente y mejora tu creatividad

El bondage tiene la capacidad de expandir tu mente, tus sentidos, tu imaginación mejorando la creatividad. Este no solo implica amarrar a tu compañera cuando tienes el papel de amo, implica mantener picardía y mucha seducción. Se trata de experimentar para que ambas personas exploren sus límites del gozo. 

Conclusión

En resumen el bondage es una práctica sexual que implica atar a tu media naranja ya sea con cuerdas, esposas, cables, cintas, lo que sea que mantenga a la persona inmóvil totalmente o solo algunas partes.

En el se practica un juego de roles donde debe haber preferencias, un dominante y por supuesto un sumiso que es considerado el masoquista.

La parte sumisa tiene que estar dispuesta a obedecer órdenes para mayor placer de ambos. Finalmente, para poder incluirlo en tu relación debe haber confianza, honestidad, consentimiento y responsabilidad.

Espero que estos consejos te hayan servido, si no consigues ser una especialista en esta forma de erotismo, por lo menos lo disfrutarás.