Portada » Como Recuperar el Olfato y el Gusto de una forma sencilla

Como Recuperar el Olfato y el Gusto de una forma sencilla

Como recuperar el olfato y el gusto

¿Necesitas recuperar el olfato y el gusto? Actualmente estás padeciendo de la temida enfermedad Covid-19 que esta afectando a la población en y no sabes como recuperar el olfato y el gusto, ya que son algunos de los síntomas que se presentan; o simplemente estás pasando por un proceso viral.

Aquí tenemos la solución a la pérdida de estos 2 sentidos tan importantes para los seres humanos, lee hasta el final para que aprendas las formas de recuperarlos.

¿Qué es el sentido del olfato?

El sentido del olfato colabora con la percepción de degustar , pero al perderlo también pierdes la captación del sabor de las comidas . De hecho, las partículas de comida estimulan el sentido olfativo mediante la vía retronasal y contribuyen en la información sensitiva.

La pérdida de olfato y de gusto se debe a diferente trastornos que pueden ocurrir en las pacientes por la edad, resfriados comunes, alergias nasales o enfermedades virales. Algunos trastornos más comunes de estos sentidos son:

  • Anosmia: pérdida de olfato.
  • Ageusia: pérdida del gusto.
  • Hiposmia: sensibilidad olfativa reducida.
  • Hipogeusia: sensibilidad gustativa reducida a sabores agrios, dulces, amargos, salados.

La ageusia y la anosmia son síntomas más comunes de las personas contagiadas de Coronavirus. Esta afección puede durar pocos días o hasta varias semanas, en algunos casos puede prolongarse por mucho más tiempo.

Sin embargo, antes de conocerse la llegada a nuestras vidas de esta pandemia ya se conocía que los virus respiratorios también pueden traer consecuencias negativas sobre esto dos sentidos, luego de salir de un resfriado muy fuerte. Hay personas que temporalmente tienen pérdida de olfato y sabor , trayendo fuertes consecuencias para su vida.

Causas de la pérdida de olfato

  • Traumatismo: un golpe muy fuerte y directo en la nariz o de rebote puede provocar la desaparición del olfato, también un golpe en la cabeza que después producen una lesión en las células que se utilizan para percibir los aromas.
  • Pérdida sinusal: puede haber una patología aguda o crónica, donde el edema o pólipo dificulta el flujo del aire hacia la zona de los receptores olfatorios.
  • Deterioro asociado a la edad: las infecciones virales se elevan a partir de los 70 años, que generalmente afecta la vía respiratoria superior pero también puede haber infecciones con afectación sistémica como por ejemplo una gripe.
  • Las alergias: son causantes de las disminuciones olfativas, el 40% de las causas agudas pueden estar provocadas por virus respiratorios, cuando está afectación se da sobre las células nerviosas es más difícil recobrar el olfato o incluso no se recupera.
  • Covid-19: también puede afectar el sabor, cuando afecta directamente las miles de papilas gustativas que hay en la lengua, paladar y garganta; aunque esta afectación es menos frecuente.
  • Bloqueo nasal: causado por pólipos nasales, deformidades del tabique nasal y tumores nasales.
  • Deficiencias nutricionales.
  • Trastornos endocrinos.

Diagnóstico para analizar la capacidad olfativa

Este diagnóstico se realiza mediante una exploración completa que incluye endoscopia nasal, un Tac de senos paranasales para descartar cualquier patología sinusal. También una resonancia magnética cerebral para descartar posibles alteraciones del sistema nervioso en lugares donde se da lugar,

Además, hay pruebas específicas como el test de diluciones para especificar la sensibilidad olfativa y una olfatometría o test.

¿Qué es el entrenamiento olfatorio?

Chica entrenando su sentido olfatorio

El entrenamiento olfativo es técnica empleada en la otorrinolaringología desde hace más de una década para tratar la hiposmia (pérdida parcial) o la anosmia (perdida total) del sentido del olfato. Se utiliza para permitir a los pacientes recuperar su capacidad olfatoria debido a diferentes motivos , teniendo en cuenta que no exista una fractura en la base del cráneo o zona del nervio olfatorio.

Esta terapia consiste en la exposición consecutiva a varios aromas concentrados, en envases individuales que pueden ser de: rosas, vinagre, limón, ahumado, clavo, anís, eucalipto por espacio de 20 segundos cada uno, dos veces al día y por aproximadamente tres meses.

Las herramientas que se utilizan en estos ejercicios olfativo son muy parecidas a las que utilizan los profesionales como los sumilleres o perfumistas , que necesitan entrenar para tener este sentido más fino, que se basa sobre todo en la estimulación, el trabajo y los ejercicios que practica la memoria olfativa , que nos ayuda a identificar ciertas fragancias que se han perdido .

El médico especialista en otorrinolaringología realizará una olfatometría antes, durante y después esta técnica para valorar la capacidad que tiene el paciente olfatoria, cuyo fin es saber cuáles son los valores que reconoce, si el análisis de cuyas fragancias está alterada o distorsionada o incluso hay una fantosmia.

Rosa, clavo y limón: Entrenamientos para la nariz para recuperar el olfato después de la COVID-19

Para volver a recuperar tu sentido olfativo debes entrenar tu nariz por un tiempo largo, mediante el entrenamiento recibes aromas simple y naturales como el clavo, la rosa, el limón y también el eucalipto.

Para comenzar solo basta con oler cuatro aromas por la mañana y por la noche, durante medio minuto por cada aroma; esto debes realizarlo regularmente durante un largo tiempo durante tres meses, como alternativa puedes hacerlo con aceites esenciales o perfumados.

Coronavirus y la pérdida de olfato

La desaparición olfativa es uno de los síntomas que suelen aparecer en la parte inicial de la covid-19, se estima que el 75% de las personas infectadas por este virus presentan la desaparición total , un 80% se recuperan en un tiempo máximo de 2 meses.

Sin embargo, es muy importante que acudas a la consulta de otorrinolaringología para que el especialista te realice un diagnóstico.

Así afecta el virus a la detección del olor

La disminución o alteración del sentido olfativo y del gusto es una señal significativa habitual en los pacientes de Covid-19 . De hecho, se ha comprobado que puede afectar entre el 85% del olfato y 88% el gusto.

El olor es detectado por una zona de la nariz conocida como el epitelio, es el lugar donde se encuentran los receptores de los olores. Cuando el olor es captado actúa el córtex cerebral, en el lugar del bulbo olfativo que lo analiza, todo este proceso automático va a depender de la memoria olfativa.

La puerta de entrada para el Coronavirus es la nariz, cuando inhalas el virus provoca una inflamación local que impide la llegada de las partículas de olor al techo del naso. En segundo lugar, hay una afectación que se produce directamente en las membranas olfativas que dificultan al cerebro distinguir e identificar un olor de otro.

Para oler actúan las terminales nerviosas que captan el olor y el cerebro las interpreta, cuando ataca el coronavirus la mayoría de los pacientes recupera las habilidades olfativas , porque no afecta directamente estas terminales.

Sin embargo, cuando se produce un daño en las neuronas o sistema nervioso es más difícil rescatar el olfato. Pueden pasar meses para poder recobrar e incluso hay un 10% de casos que no se recupera. Esto puede llegar a perjudicar la calidad de vida, el sabor y la seguridad del enfermo, ya que al perderlo puede inhalar agentes tóxicos y consumir comidas que no están en buen estado.

¿Es posible regenerar el olfato?

Si es posible porque en nuestro sistema respiratorio, existen alrededor de 25 a 30 nervios olfatorios que transfieren el estimulo captado hacia el cerebro, siendo capaces de regenerarse en el transcurso de la vida. Las células basales son aptas para regenerar el epitelio dañado.

La regeneración de este sentido se basa en la posibilidad de rehabilitación que tiene las neuronas sensitivas olfativas , se utiliza el tratamiento de terapia en la que la paciente estimula el sistema olfativo con la exposición repetitiva a diversos odorantes para lograr la regeneración de forma rápida.

La pérdida del olfato también implica la pérdida de habilidades sociales

Además, de la reducción de la sensibilidad gustativa al comer también conlleva a una disminución de la sociabilidad, debido a que hay muchos momentos que giran en torno a una comida compartida con tu familia, amigos o conocidos que se reúnen para valorar el sabor de las comidas.

También, sientes miedo de salir a la calle porque no está segura si huele bien porque no estas segura si tu desodorante sigue funcionando; te frustras porque no reconoces a tu pareja o tus hijos por su fragancia, o no reconoces el exquisito aroma del café de forma instantánea.

Los medicamentos pueden tener efectos secundarios

La función gustativa y olfatoria se puede verse afectados por distintos fármacos como los antibióticos, antitiroideos, epilépticos, la benzodiazepina, antihipertensivos, antiarrítmicos, estatinas, entre los que producen mayor alteración olfatoria se destacan: la estatina, los antihipertensivos, el uso continuo de descongestionante nasales.

Los que produce alteraciones gustativas con más frecuencia son los quimioterápicos, cisplatino y los inhibidores de la angiotensina, el captoprilo. No se conoce mucho sobre el mecanismo por el cual estos fármacos provocan alteraciones, pero posiblemente se deba a una acción a varios niveles tanto central como periférica.}

El litio provoca la difusión sobre los canales de sodio y su efecto inhibidor de la noradrenalina. Por otra parte, la exposición a sustancias químicas es causante de disfunción gustativa y olfatoria aunque en escasa frecuencia.

También la alteración del gusto y el olfato puede ser provocada por distintos metales como: el mercurio, el cobre, el zinc, el cromo, así como insecticidas y solventes.

Estudios recientes muestran que somos capaces de discriminar un billón de olores

Tradicionalmente, se pensaba que el ser humano era capaz de distinguir más de 10000 olores para la década de 1920; pero hoy esta cifra ha quedado corta porque según el estudio en el año 2014 por Caroline Bushid y su equipo de trabajo trabajaron con personas para que diferenciaran cócteles.

Esto cócteles químicos eran diferentes pero con aroma similares, se llegó a estimar que el número de esencias que un ser humano puede identificar se eleva hasta un millón de olores; sin embargo está cifra enorme se ha puesto en entredicho por algunos científicos.

Recomendaciones para tratar las alteraciones del gusto y del olfato

  1. Prueba nuevas comidas: cuando sientas que tu comida favorita ya no te agrada intenta probar alimentos que normalmente consumes
  2. Ingiere alimentos fríos como el yogurt, la ricota debido a que generan menos .
  3. Come liviano y varias horas antes de recibir la quimioterapia, para prevenir la repulsión de la comida producida por vómitos o náuseas tras la quimioterapia.
  4. Pide el favor de que alguien cocine por ti o busca comida preparada, si no toleras el olor de las comidas.
  5. Si la comida te sabe metalizada procura utilizar utensilios de plástico.
  6. Enjuaga la boca con té, agua salada, bicarbonato de sodio, refresco de jengibre diluido en agua antes de comer, para lograr limpiar las papilas gustativas.
  7. Prueba chupar hielo entre bocados, que te ayudarán a adormecer las papilas gustativas.
  8. Si algunas comidas te saben mal no las ingieras por obligación, en vez de esto busca sustitutos que puedas tolerar.

Diagnóstico tras perder el olfato

Antes de llevar a cabo el entrenamiento olfatorio es necesario que asista al hospital para que el especialista valore tu caso, se utilizan pruebas como:

  • Exploración nasal 
  • Pruebas de imagen para saber que zona se ha perjudicado y determinar su causa, se puede emplear la tomografía axial computarizada o la resonancia magnética nuclear funcional.
  • Olfatometría: se utiliza para saber la cantidad y cualidades olfativas ayudando también a detectar anomalías en las interpretaciones olfatorias como esencias desagradables o distorsionados, o alusiones olfativas.

Diferencia entre la pérdida del olfato y gusto por covid-19 y de la producida por un resfriado.

La disminución olfativa causada por el coronavirus es muy diferente a la que causa un fuerte resfriado o gripe, cuando las pacientes tienen covid-19. Esta desaparición tiende a ser repentina y grave, generalmente no se encuentra la nariz tapada, las persona pueden respirar libremente.

También, se diferencia de una gripe ya que esta provoca una desaparición total del sentido del sabor reduciendo la capacidad de distinguir los sabores por las afectaciones olfativas , estas pacientes no pueden diferenciar lo amargo o lo dulce debido a que el Covid-19 afecta las células nerviosas que se encuentran directamente relacionadas con estos sentidos.

Conclusión

Como conclusión debes aprender que el sentido de la nariz y el gustativo están estrechamente relacionados, pero cada uno por su lado tiene sus vías de estimulación e interpretación. La efectividad del tratamiento va a depender de la edad, los síntomas , el estado de salud y la gravedad de la afección.

Para conocer cómo recuperar el olfato y el gusto debes conocer primero las causas de este problema, luego acude al otorrinolaringólogo para que valore tu caso y haga las respectivas pruebas para saber la calidad de la degustación y del olfato. Luego, practica el entrenamiento olfativo mediante la exposición prolongada a sustancias odorantes, dos veces al día durante tres meses.