Portada » ¿Cómo saber si la piel del rostro es sensible? Síntomas y remedios

¿Cómo saber si la piel del rostro es sensible? Síntomas y remedios

¿Cómo saber si la piel del rostro es sensible?

La piel sensible con facilidad puede llegar a sufrir alergia a ciertos ingredientes, ya que requiere de cuidados especiales. ¿Cómo saber si la piel del rostro es sensible? Después de una profunda investigación, aquí te explico lo que sé:

Para saber si tu piel del rostro es sensible debes estar pendiente si se irrita cuando utilizas cremas, jabones, lociones que contengan ingredientes como alcohol, fragancia, sulfatos. también si presenta escamas, enrojecimiento, erupciones, asperezas, hinchazón; acompañada de sensaciones como tirantez, picor, ardor. 

A continuación te ampliaré esta información, te mostraré como saber si tu piel es sensible, te daré a conocer las causas que lo originan, los posibles cuidados y tratamientos que debes aplicarte en el rostro para calmar este tipo de piel.

¿Cuál es la piel sensible?

La piel sensible, es cualquier tipo de piel grasa seca o mixta que reacciona de forma rápida, excesiva o fuertemente a factores externos o internos que padece de enrojecimiento, cosquilleo, tirantes, calor, ardor y muy poco frecuente picor. Además, este tipo de piel no tolera muy bien la aplicación de productos cosméticos en el rostro.

La piel sensible tiene dos factores responsables de la sensibilidad cutánea como: 

  • Alteración de la barrera protectora de la epidermis. Esta alteración causa la deshidratación de ésta y que penetren a la piel agentes fuertemente irritantes. 
  • El segundo factor es la secreción excesiva de citocinas a través de las terminaciones nerviosas que causan sensaciones desagradables. Así como también son caracterizadas por la sobreproducción de radicales libres

 Se provoca una piel sensible cuando la barrera natural que protege la piel se rompe permitiendo que las bacterias penetren en el cuerpo. De este modo se produce una gran pérdida de agua.

¿A quién afecta la piel sensible?

 Este tipo de piel puede afectar a 1/3 de la población adulta, mayormente es sufrida en un 60% por las mujeres y un 40% en los hombres, debido a los factores familiares genéticos. Algunas pieles en su mayoría las pieles blancas tienen mayor predisposición de sensibilidad que otras. 

La piel sensible también se manifiesta en persona que tenga alguna patología en el rostro como: dermatitis seborreicaeccemas o rosácea.

¿Cómo es la piel sensible?

  • Es más susceptible si está expuesta a factores como: cambios bruscos de temperatura, estrés, exposición al sol.
  • La piel sensible del rostro tiende a producir comezón y enrojecimiento. Por lo tanto, es muy importante hacer una hidratación pero lo más suave que pueda hacerla.
  • Este tipo de cutis necesita productos cosméticos que fortalezcan la barrera protectora natural. Con esto obtendrá mayor resistencia frente a los agentes externos que la dañan.

¿Qué factores incrementan la sensibilidad en la piel?

¿Qué factores incrementan la sensibilidad en la piel?

Limpiadores convencionales

Un factor importante que contribuye a la sensibilidad de la piel son los limpiadores convencionales que utilizan muchas personas al inicio o al final del día. Estos limpiadores destruyen la barrera protectora natural de la piel. Por lo tanto, si también aplicas una crema hidratante que contenga agentes irritantes, entonces en la piel se producirá un enrojecimiento y picazón.

Exfoliantes

Los exfoliantes químicos y físicos, además de afectar la película hidrolítica de la epidermis, también elimina una parte de la capa córnea de la piel. Aunque estos productos se utilizan con el fín de eliminar las células muertas de la piel y reducir las líneas de expresión o arrugas ,también causan irritación en la piel que de por sí ya está sensible.

Tabaco

Según investigaciones, las personas que consumen tabaco atacan la estructura de las células de la piel. El tabaco actúa como radical libre, reduciendo así la actividad inmunitaria.

Entorno

El entorno donde vives también en causante del aumento de los casos de piel sensible. Aquellas personas que habitan en su ciudades están expuestas constantemente a muchos contaminantes que dañan la piel.

Exceso de limpieza

El exceso de limpieza también resulta perjudicial para la piel y causa sensibilidad. Al utilizar tanto jabón desaparece la capa grasa que rodea la piel, siendo ésta la protectora de los agentes perjudiciales. Por lo tanto esta destrucción vuelve la piel más sensible.

Cuidados necesarios para la piel sensible.

  • No te expongas mucho al frío.
  • Trata de evitar cosméticos agresivos e irritantes en la piel como: exfoliaciones, lavados agresivos o cremas que no son aptas para tu tipo de piel.
  • Usa protector solar. La sensibilidad de la piel aumenta con la exposición al sol, si vas a exponerte procura aplicar un buen protector solar. Utiliza un protector solar para evitar los efectos nocivos de los rayos UV, no te expongas directamente al sol entre las 11 de la mañana y 3 de la tarde. Cuando elijas un protector solar, evita los productos que contengan irritantes como los perfumes.
  • Seca tu cara con cuidado. Cuando vayas a secar tu rostro, trata de hacerlo con mucho cuidado y sin frotar.
  • Utiliza productos suaves. Los productos cosméticos que utilices deben ser suaves y no utilices muchos al mismo tiempo. Utiliza productos de limpieza con ingredientes no agresivos y sumamente tolerantes para lavar el rostro. Usa preferiblemente productos que no se enjuaguen o contengan conservantes o perfume y tampoco tensoactivos.
  • Consume una dieta rica en antioxidantes como la vitamina A, C y E, también los aceites vegetales naturales o pescado graso. Estos ayudan a mantener en buen estado la piel.

¿Cómo saber si tengo la piel de la cara sensible?

Cuando la piel se encuentra sana mantiene un equilibrio delicado, el cual la protege de los factores externos, y los niveles de la humedad están regulados. La mayoría de estos procesos se realizan en la capa córnea de la piel, que se encuentra compuesta de células y lípidos. 

Estos lípidos proporcionan estabilidad y permeabilidad en la piel manteniendo su elasticidad elasticidad y firmeza.

 Sin embargo, cuando la función protectora de la piel está afectada se produce una pérdida transepidérmica de agua y facilita que los agentes irritantes penetren en la piel. 

Estas consecuencias se dan más que todo en la piel del rostro, ya que se encuentra más expuesta a los factores como: los rayos ultravioletas y, productos químicos contaminantes; también el grosor de la epidermis es más delgada que el resto del cuerpo.

Para saber si tienes una piel sensible hay algunas características físicas y síntomas que te ayuda a detectar esta condición. Algunas características físicas pueden ser:

  • El enrojecimiento en lugares específicos de la cara.
  • Piel áspera o seca.
  • Hinchazón o descamación.

Estos aspectos pueden causar algunos síntomas como:

  • La picazón.
  • Piel tirante.
  • Ardor


Te puede interesar “¿Cuál es la mejor crema hidratante para la cara?”

Señales de que tu piel es sensible.

Reacciona frente a los productos cosméticos normales.

 Cuando utilizas cualquier producto limpiador, notas en tu cara que hay una irritación o enrojecimiento. Entonces sabes de una vez que tu piel está respondiendo mal frente a los ingredientes de los productos comunes, e incluso a los jabones y cremas corporales.

El estado del cutis cambia con el clima.

Cuando llega la temporada fría, la piel comienza a sentir picazón o cuando hay días calurosos le salen sarpullidos. Esto sucede porque tú dermis es más susceptible de lo normal, por lo tanto ,el clima altera el estado natural frente a estos productos comunes.

Cutis muy fino

Independientemente del tipo de piel de tu cara sea grasa, seca, mixta, los cutis sensibles son muy delgados, se resecan repentinamente y tienden a presentar enrojecimiento. Para solucionar estos problemas, utiliza productos que fortalezcan el equilibrio de la barrera natural del cutis.

Algunos alimentos te causan alergia.

 El consumo de algunos alimentos producen alergia, siendo esta una reacción del sistema inmune; entonces esta reacción provoca una piel delicada porque la epidermis no resiste al rechazo de los alimentos en el organismo, incidiendo así en la hipersensibilidad del rostro.

Causas internas de la piel sensible.

Lactacia

Cuando estás en la etapa de lactancia, la piel se vuelve más delgada y la barrera protectora de la piel natural es menos eficientes. Por este motivo la piel se vuelve más susceptible.

Rosácea

La rosácea es una enfermedad crónica que presenta enrojecimiento y pequeños bultos o granos en la cara, siendo el culpable común de la piel sensible. Para este problema no existe una cura, pero el uso de medicamentos tópicos y de antibióticos orales tienden a disminuir la irritación.

Envejecimiento

Cuando estás en una edad avanzada, en la piel se produce un desequilibrio del PH y una mayor pérdida de agua en la dermis, lo que ayuda a sensibilizar más la piel.

Cambios hormonales

Los cambios hormonales son causantes de la piel sensible como: los ciclos menstruales, la pubertad, el embarazo o la menopausia.

Dermatitis atópica

Padecer de dermatitis atópica, hipersensibilidad o acné son factores de riesgo que también produce la piel sensible.

Estrés y falta de sueño

El estrés y la falta de sueño, también son factores desencadenantes de la piel sensible. Comúnmente, estos factores suelen ir acompañados de una alimentación deficiente y una baja hidratación que agravan la piel.

Causas externas de la piel sensible.

Clima

El aire frío o la humedad hacen que el cuerpo deba mantener calor, generando así la contracción de los vasos sanguíneos y logrando llevar menos humedad a tu piel. También reduce las secreciones que mantiene la película hidrolipídica de la piel. Además, la calefacción central puede causar sensibilidad en la piel, debido que al estar funcionando genera un ambiente de baja humedad.

Temperaturas muy altas

Provocan que el sudor sea excesivo, luego este se evapora haciendo que la piel se reseque y esté más predispuesta a la irritación.

Radicales libres

Los radicales libres en nuestra piel como los contaminantes rayos ultravioletas. Estos debilitan las defensas naturales de la piel permitiendo que sea más fácil penetrarla.

Exceso de jabones y detergentes

El exceso de uso de jabones y detergentes agresivos para este tipo de piel desequilibra su pH, interrumpiendo la actividad protectora.

Tratamientos médicos

Algunos tratamientos médicos como la radioterapia o algunos fármacos también pueden llegar a provocar la sensibilidad en la piel.

Te puede interesar “¿Cómo calmar la piel reactiva? Remedios y consejos que funcionan”.

Consejos para evitar la piel sensible 

  • Haz una prueba de sensibilidad. Antes de comprar cualquier producto cosmético o utilizarlo, haz una prueba de sensibilidad con una pequeña cantidad de producto en la parte inferior de la muñeca o la oreja. Si al transcurrir 2 días notas en la piel un enrojecimiento o irritación, no los utilices.
  • Hidrata tu cutis. Hidrata tu piel tanto por dentro, ingiriendo de 1,5 a 2 litros de agua diariamente; así como por fuera con la aplicación de cremas hidratantes.
  • Usa protector solar. No te pongas al sol sin protección solar.
  • Cuida tu alimentación. Trata de evitar los productos lácteos, el gluten y conservantes.
  • Compra el jabón más adecuado para ti. Para limpiar tu piel no utilices jabón, escoge en su lugar jabones hipoalergénicos, jabones de manteca de karité o de PH neutro.
  • No te estreses. Evita llevar una vida estresada y descansa adecuadamente lo suficiente.
  • Evita la aplicación en el rostro de sustancias irritantes como: los tintes, colorantes, alcohol isopropílico y ácido ascórbico.

Componentes activos para reducir la sensibilidad cutánea.

El dexpantenol

 Este ingrediente se deriva de la vitamina B5, es importante para reducir la pérdida transepidérmica de agua. Esta pérdida se evita por medio de la aceleración de los procesos de curación y la renovación natural de la piel, manteniendo la piel sana y flexible.

Glicerina

 La glicerina ayuda a mantener los niveles adecuados de humedad en la piel, ejerciendo la humectación de la piel, porque atrae y mantiene el agua en ella.

Tampón citrato ph5.

 Cuando este compuesto se combina con la glicerina y el dexpantenol se restablece el pH natural de la piel, fomentando la hidratación y haciéndola más resistente a los irritantes.

Productos que debes evitar si tu piel del rostro es sensible

Cosas que afectan a la delicada piel de tu rostro

Alcohol

 Aunque es un ingrediente ideal para cerrar los poros del rostro, puede ser causante de remover la humedad natural y producir resequedad o irritación . Por lo tanto, procura comprar productos que no contengan alcohol.

Conservantes

 Para preservar las propiedades de los productos por más tiempo, los fabricantes le agregan parabenos para que se mantengan en buen estado. Sin embargo, si tu piel ha presentado psoriasis, eczemas o dermatitis, se puede ver afectada por esta sustancia (parabenos).

Sulfatos

El sulfato es un limpiador eficaz pero muy agresivo para el rostro, aunque este componente libera la piel de suciedad también se lleva los aceites naturales, dejándola expuesta a las agresiones.

Fragancias

 La fragancias en las lociones, cremas, jabones, puede causar erupciones, resquebrajamiento, inflamación en la piel sensible.

Exfoliantes granulados

 Muchas veces la piel delicada de tu rostro no tolera la fricción de los granitos de las cremas exfoliadoras, por tal motivo usa sustancias químicas a bases de frutas que te ayuden a renovar la capa de la piel.

Remedios para la piel sensible:

Buena dieta

El remedio más fácil es alimentarse correctamente, manteniendo una dieta variada y balanceada. Tu alimentación debe incluir antioxidantes, minerales y vitaminas para mejorar y cuidar la piel. También es importante hidratarla consumiendo mucha agua.

Aceites esenciales

Hay algunos tipos de aceites esenciales que ayudan a regenerar la piel sensible como el aceite de almendras. El agua de rosas para limpiar, el aceite de onagra para exfoliarla. Todo estos deben ser naturales para evitar exponer nuestro cutis a productos químicos.

Mascarillas caseras

Aplicar mascarillas caseras mejora la piel sensible. Dstas mascarillas se pueden hacer de diferentes maneras con aceites esenciales o ingredientes naturales. Algunas mascarillas efectivas son las realizadas con yogurt y miel.

Te puede interesar “¿Qué es bueno para la piel sensible?”

Conclusión

Para que una piel sea sensible no importa que su condición sea grasa, seca o mixta, lo importante en este caso es saber cuales son los factores que desencadenan y tratar de evitarlos al máximo. Busca productos para el rostro que se adapten a tu tipo de piel, lleva una vida sin estrés y procura llevar una alimentación sana y balanceada.