Portada » ¿Por Qué No Consigo Adelgazar? 20 Errores que te lo impiden

¿Por Qué No Consigo Adelgazar? 20 Errores que te lo impiden

No consigo adelgazar

¡No consigo adelgazar! Es una expresión muy común que escuchamos a diario en cualquier conversación de mujeres. Es bien sabido que para adelgazar deben ir de la mano las actividades físicas y la alimentación sana y saludable. ¿Por qué no lo consigues?

No consigues adelgazar porque consumes más calorías de las que gastas. Asimismo, consumes bebidas light que a la final traen más exceso de azúcar o simplemente tienes problemas hormonales. Un error común es practicar alguna actividad deportiva con poca intensidad o saltarse una comida pensando que vas a perder peso.

Adelgazar es un objetivo muy común para alcanzar entre las personas sobre todo si tienen sobrepeso , pero no todas llegan a lograrlo.

Es por ello que en este artículo te ofrecemos toda la información necesaria sobre los errores que estás cometiendo, que no te dejan bajar de peso.

No consigo adelgazar: los errores que te impiden perder peso

Chica preocupada porque no puede adelgazar

Muchas mujeres ven sus esfuerzos frustrados a la hora de adelgazar, por más que hagan dietas restrictivas , practiquen ejercicios no consiguen los resultados esperados. Razón por la cual, a continuación se encuentran los motivos :

Comer rápido

Para lograr adelgazar un punto importante es la velocidad con la que comes. Es fundamental que mastiques y digieran lentamente los alimentos, para favorecer el proceso digestivo.

Esto implica realizar una comida con un mínimo de 20 minutos, y en lo posible dedica un tiempo de al menos 30 minutos a una comida completa.

No desayunar

El metabolismo se pone en movimiento cuando desayunas. Si te saltas el desayuno tu cuerpo retiene grasas para proporcionarte reserva hasta la siguiente comida.

Asimismo, si consumes alimentos con alto contenido de proteínas te evitará que a lo largo del día tengas antojos de comer dulces como alimentos de pastelería , bebidas azucaradas o golosinas.

Tomar bebidas gaseosas light o Zero

Son productos conocidos por tener pocas calorías, lo que no quiere decir que no influyan en tu peso. El edulcorante que se le agrega hace el mismo efecto del azúcar en tu cuerpo .

Pues, el edulcorante activa la insulina que provoca la hipoglucemia, al mismo tiempo hay una mayor tendencia de almacenar la caloría que sobra de la dieta en forma de adiposidad abdominal y ansiedad por comer más.

Eliminar las grasas pero no el azúcar

Algunos de los motivos de la obesidad y la enfermedades cardiovasculares en la persona se le añaden al azúcar y las grasas saturadas en la dieta.

Por eso debes suprimir un poco el azúcar pero no todas las grasas, debido a que te ayuda a mantenerte saciada y evitará que piques entre hora.

Cabe mencionar, que las grasas son buenas en cierta medida, siempre que no sea saturada y el azúcar debes evitarlo al 100%.

Este es uno de los tantos errores que no te permiten adelgazar en especial por los alimentos bajos en grasas y ricos en azúcares. 

Tomar zumos pero no naturales

Cuando exprimes un trozo de fruta estás desperdiciando la fibra y el azúcar queda en estado líquido, por lo tanto es un hábito que te impide perder peso.

Lo ideal es que agarres la pulpa de la fruta o comas la fruta completa directamente.

Por ende, es en la fibra donde se encuentran la mayoría de los nutrientes y demás elementos que te harán sentir llena.

Reducir el número de comidas

Otro de los errores que no te ayudan que tu esfuerzo por adelgazar se vea reflejado en la báscula es reducir las cantidades de número de comidas al día y las veces.

La ingesta de solo dos o tres comidas diarias no te harán perder volumen .

Sin embargo, el número de comidas al día dependerá ciertamente de llevar una alimentación saludable.

Debes evitar aquellos productos que contengan azúcares, exceso de sal y alimentos con elevadas grasas saturadas.

No beber suficiente agua

El consumo de agua es importante para tu organismo, ya que te mantiene hidratada y favorece la regulación metabólica , así como  la pérdida de volumen .

Esto debe estar combinado con una dieta hipocalórica. En tal sentido, te aconsejamos como una de las claves que tomes un vaso de agua antes de las comidas para ayudar a la sensación de saciedad. 

No dormir bien

Este es otro de los motivos que no te permiten adelgazar. La falta de descanso produce desequilibrio de las hormonas en el organismo como la grelina y leptina que afecta directamente al metabolismo.

Se conoce que dormir bien es la clave para mantener tu energía física y mental.

Sí, por el contrario, si no lo haces tendrás problemas de salud de cualquier clase y por ende tendencia a engordar y poner esos kilos de más en tu cuerpo y en la báscula.

Para mantener tu rutina, no caer en la tentación de comer entre horas y poder realizar el ejercicio que necesitas es indispensable que descanses bien por las noches. Para combatir el insomnio naturalmente:

  • Acuéstate y levántate siempre a la misma hora.
  • Duerme en una habitación bien ventilada.
  • Practica ejercicios de relajación y sobre todo fuera del dormitorio.

Tomarte la dieta como un castigo temporal

Cuando te propones a rebajar y mantenerte en el peso adecuado debes olvidarte por completo de hacer dietas.

La mejor forma es tomar un nuevo plan de alimentación como algo permanente, que se quedará en ti para toda la vida.

Es por ello, que debes acostumbrarte a comer sano y de forma equilibrada. Además debes practicar ejercicios, mientras más acostumbrada estés menos te costará mantener tu peso adecuado.

Depresión o estrés

Si tus ánimos están por el piso tu cuerpo se va a proteger y la manera de lograrlo es formando una capa de grasa.

De este modo crea una barrera para enfrentar las situaciones de estrés y frustración que son un gran enemigo en el proceso para bajar de peso.

Asimismo, el estrés suele generar ansiedad y como consecuencia vas a querer comer más de lo que comúnmente comes y tu esfuerzo por llevar una dieta saludable será imposible.

Te falta proteína

Sí eres de las que sales a correr todos los días y lleva probablemente falta proteína. Esto es debido a que los corredores necesitan entre 1,3 y 2 gramos de proteína diaria por cada kilo de peso corporal.

Mientras que. la persona que no hace deporte necesita de 0,8 a un gramo de proteína por cada kg de peso corporal.

Esto significa que debes incluir proteína en cada una de tus cinco comidas diarias para ganar masa muscular, sentirte saciada y evitar los antojos.

Las proteínas adecuadas son huevos, lentejas, yogures, quesos, carnes magras, pescado azul. También leches fermentadas, lácteos como la leche y proteína vegetal como la quinoa, tofu o seitán.

No salir de tu zona de confort

Esto es por ejemplo mantener una rutina cómoda donde siempre comes igual y no varía tu menú. No vas a perder peso porque tú metabolización se ha adaptado a este trabajo.

El cuerpo se va adaptando y no va a haber una quema calórica ni producirán cambios en la musculatura.

Ciertamente, tu alimentación puede ser equilibrada pero cambia la forma de comer. Ten en cuenta la ingesta de alimentos frescos de temporada, incluye nuevas recetas y especias para tener óptimos resultados.

En cuanto a tu entrenamiento cambia las actividades físicas. Si te gusta correr trata de hacerlo de otra manera o acompañado de personas que lo hagan más rápido que tú.

Otro consejo es que hables con un entrenador para que te brinde asesoría.

Eliminas todos los carbohidratos

Los carbohidratos son una gran fuente de energía y nunca se debe excluir completamente de una alimentación saludable.

Ciertamente comerlos en exceso puede aumentar de peso, si sabes administrar bien su consumo y la cantidad recomendada vas a lograr tu objetivo para adelgazar.

Por supuesto, los carbohidratos debes consumirlo en ocasiones como el desayuno o en el almuerzo, de esta forma conseguirás quemarlos durante el resto del día

Comes menos de lo que necesitas

Es muy común que las mujeres se maten de hambre para conseguir los resultados de perder esos kilos que le sobran. Al no consumir las calorías suficientes lograrás que el metabolismo se ralentice y se quemen menos calorías.

Debido a esto, el cuerpo se adapta a la situación de hambre poniendo en movimiento algunos mecanismos de defensa para evitar perder más grasa. Este es el motivo por lo que se produce el efecto rebote.

En efecto, el exceso calórico se almacena rápidamente como grasa en el organismo acostumbrado a reducir el déficit calórico. Por lo tanto evita las dietas restrictivas, no elimina por completo los hidratos de carbono y eleva la ingesta de proteína.

Abusas de los alimentos saludables

Todos los excesos hacen daño y en el caso de las comidas saludables no son la excepción, ya que algunas dietas contienen gran cantidad de calorías como por ejemplo el aguacate. El consumirlo en exceso puede hacerte engordar.

Ciertamente, es una fruta llena de grasas saludables, minerales y vitaminas, también puede conducir a la obesidad. Es importante que entiendas que el alimento saludable también contiene calorías y su consumo excesivo te puede engordar.

Trabajas sentada todo el día

La vida moderna y la tecnología han llevado a muchas personas a permanecer atentos todo el día y con ello aumentar de forma considerable el sedentarismo. Para que esto no influya en tu metabolismo y peso toma  descansos, caminatas cortas o ejercicios.

Problemas hormonales

Este es una de las razones más comunes de la dificultad para la pérdida de peso. Hay hormonas que influyen en el metabolismo y otros procesos vitales para mantener el peso adecuado como la glándula de la tiroides ; entre estos trastornos hormonales se encuentra:

  • El hipotiroidismo.
  • Síndrome de ovario poliquístico ( SOP).
  • Resistencia a la insulina.

Cabe destacar, que consultes con el doctor sobre estos problemas ya que tienden a necesitar tratamiento para reducir sus síntomas. Además tu médico te hará conocer qué restricción es conveniente para mejorar la alimentación y medir los niveles de calorías.

Busca en internet más información sobre artículos de la influencia hormonal en la pérdida de kilos, hazlo en la barra lateral (sidebar ) que consigues en la pagina consultada

Practicar solo ejercicio aeróbico

Solo si practicas actividad física como correr moderadamente, nadar o patinar estas practicando ejercicios de resistencia y esto te adelgaza hasta cierto límite, tus esfuerzos se ven limitados. Te pierdes de los beneficios de ejercitar los músculos con pesas para aumentar los niveles de masa muscular y te permite perder peso.

No planificar tu lista de la compra

En ocasiones, mantienes en tu casa alimento nocivo lleno de harinas o no recomendables para perder peso. A pesar que intentas evitarlos vas a acabar comiendo en algún momento del día.

Para no caer en tentación es fundamental que solo compres comidas saludables. En tal sentido haz una lista previa con aquellos que te ayudan a llevar una dieta sana para bajar de peso y hacer recetas saludables. Por nada del mundo compres los que no estén en la lista .

Apostar por la dieta milagro

Las dietas milagro y las estrictamente hipocalóricas prolongadas, siempre te causan un efecto rebote. Ciertamente, este tipo de dieta te hacen bajar rápidamente y al principio parece que funciona a la perfección.

Quizás has logrado adelgazar pero al volver dieta habitual esos kilos vuelven de nuevo.

Por tal razón, una dieta milagro no es recomendable debido a que tienden a causar dolor de cabeza y debilidad por la falta de nutrientes . Seguramente acabarás comiendo todo lo que te encuentres en la nevera por culpa de las restricciones alimentarias que se le han impuesto al cuerpo.

Es por ello, mejor seguir una dieta libre de azúcar, en bollería industrial y productos procesados. Mientras que se impongan proteínas de calidad, verduras y frutas, esto te va ayudar a controlar tu peso sin necesidad de pasar hambre y con poco esfuerzo.

Hago deporte pero no consigo adelgazar, ¿Qué estoy haciendo mal?

Sí bien es cierto, el ejercicio contribuye al aumento del gasto energético y por lo tanto te permite quemar grasa y adelgazar. Sin embargo, no siempre es así puesto que la actividad es muy suave y el esfuerzo no aumenta significativamente el gasto energético como la gimnasia, pilates, caminata, estas actividades son muy poco exigentes.

También, otra de las causas por la cual no adelgazas es que el ejercicio comúnmente despierta el apetito porque frecuentemente pasas del sedentarismo al ejercicio , tienden a tener más apetito y comer más.

Otra situación contraproducente es que muchos piensan que con la práctica de deporte vas a tener la capacidad de darte un capricho y por eso comer mayor cantidad de comida. Esto hace que tengas una mayor ingesta de calorías de las que gastas durante el ejercicio.

Cabe destacar, que el ejercicio físico por sí solo no te va a adelgazar especialmente si tienes un elevado sobrepeso, esto debe ir combinado con una buena alimentación.

Conclusión

Tu meta es llegar al peso adecuado, entonces ya te has podido dar cuenta que si lo puedes lograr y la solución está en tus manos.

Para ello cambia tus hábitos alimenticios combinado con la práctica de ejercicios con mayor intensidad.

Ten presente que las calorías ingeridas deben ser menores que las calorías que quemas, apuesta por ir a un gimnasio. (Fuentes de confianza 1*, 2*, 3*)

Artículo revisado y aprobado por el Dr. Nataniel Josué Alvarez.