El color de tu piel está determinado por tus genes