puedes tener esas patas gordas que quieres